Wednesday, September 13, 2006
de gentes y gentes...
La prostituta intelectual aún no cumple treita años, pero la tortura de llegar hasta allá comenzó a los veintidós. No es una chica extraordinariamente bonita, es más bien guapa e interesante, con un misterioso aire de desenfado que atrae a los hombres como moscas a la miel. Se maquilla poco y viste desgarbadamente a la moda. Siempre está leyendo un libro, sabe de arte moderno, le gusta el cine de Bergman, habla tres idiomas y tiene una maestría hecha en el extranjero...
Un buen día conoce a un tipo que se muestra interesadísimo en ella, la invita a cenar y se esmera en hacerla pasar la noche en su casa; babea con su inteligencia y se enamora perdidamente... por dos meses. El tipo se entera de repente de que la prostituta intelectual es demasiado cerebro para una sola persona, que encima gana más que él y que nunca se podrá empoderar a costa de ella, por lo que sale corriendo a comprometerse con una veiteañera tonta y extraordinariamente bonita, cuya profesión es "accesorio", y que se dedica a sonreirle a los amigos sin hacer comentarios impertinentes sobre el G8 durante las cervezas del sábado por la noche.
Pero el tipo no podrá olvidar nunca lo agradable de una salida a comer o una conversación inteligente con una mujer que le da terror pero lo hipnotiza como la luz de la llama a la mariposa nocturna...
Y llamará a la prostituta intelectual para invitarla a comer y tener -por un par de horas prepagadas en pasta y cerveza- un oído inteligente en el cual descargar sus dudas existenciales y el aluvión de temitas prosaicos que se trae con su novia-infante... ¡Plop!
 
DeSaFoRaDo PoR furia at 12:06 PM | Permalink |