Tuesday, October 10, 2006
Fugitivo
Pensé varias veces en pegarte un telefonazo. Un telefonazo indefenso, de esos en los que una pregunta que cómo te va, qué te has hecho, todo tuanis... No me atreví.
Y no porque no tuviera curiosidad de saber todo eso y hasta más cosas, no, por supuesto que no por eso: lo que realmente me dio terror fue la posibilidad de que no quisieras contestar. "Ring, ring -suena el nokia gris- ¡Ah, la puta, es esta mae! -pensás vos- Y ¡ring, ring, ring! -No te puedo contestar, dejá el mensaje, ya te llamo yo...-" Ese es el cuadro, mientras de este lado de la línea yo me siento como que... ¿como qué? Mierda, no me querés contestar.
Lo que pasó el otro día apenas lo recuerdo. Estaba en un bar primero, luego en otro, luego en otro, y en el último estabas vos... Y sí, eso sí lo recuerdo, pensé que qué lástima, qué montón de gente, si no estuvieran todos... Soy medio chambona, mop, y vos eras mi compa, tenía vergüenza, miedo, no sé... Tenía de todo, hasta que se fueron y me diste un beso, ¡zas!, sin pensar, y viniste conmigo y la pasamos... lamento no recordar cómo la pasamos, pero sé que si hubiera estado mal yo no habría tenido ganas de llamarte después... Ganas como las que me estoy aguantando ahora mismo. Lo único que recuerdo es que tenés unas piernas bien puestas, no sé si te dije el nombre de alguien más en mi borrachera, no sé si debí dejar que me llevaras a la casa, no sé si tenía que dejarte pasar... pero si no era aquel día, ¿entonces cuándo iba a ser?
Manda, mop, llamáme vos ahora que sabés que yo sí estoy esperando...
 
DeSaFoRaDo PoR furia at 1:01 PM | Permalink |