Thursday, October 19, 2006
Guga Lía
La vi moverse por última vez el lunes cerca del mediodía. Hacía un calor del demonio, la sala de emergencias no era como la de ER, olía a remedio por todos lados.
Me dijo que dios me iba a cuidar en el camino de ida y en el de vuelta, y después se acostó a dormir y no se levantó más. No dijo ni una palabra más. Se fue apagando como una vela durante el resto de la tarde y en la noche todos la cuidaban preguntándose cuánto faltaría.
A las 4:15 am se dejó caer al vacío. Él la estaba esperándo con los brazos abiertos y su abrazo le dio vergüenza a los dioses... Ella que lo adoraba y lo había perdido, seguro que no podía más de la felicidad. Verlo por fin después de 22 años...
Me había despertado su olor y llamé a casa para preguntar cómo estaba. Mamá había salido pra el hospital un momento antes. Me llamó para decirme que ella se había ido. Yo nunca rezo, pero recé. Y sentí que el rezo rebotaba en ella y se me devolvía, seguro que lo necesito más, seguro que rezaba por mí...
Y tal como ella había previsto, me encontré regresando a su lado muy pronto, viviendo de vuelta muy pronto... La vi dormida, ya no se movía, y estaba tan guapa que daba ganas de llorar. Y lloré y lloré, y me fui deshaciendo de ese dolor de perderla que me pesaba en todo el cuerpo. Lloré hasta sentirme liviana y querer caminar bajo la lluvia con flores para ella. Lloré y lloré y todo el mundo fue llanto y después sentí frío y el abrazo de mamá y los ojos de mi hermano que gritabandesde lo más profundo de una tristeza masculina que no sabe llorar, y el mundo fue llanto y pasó el tiempo y ya está... Hoy he vuelto al trabajo y me duelen los ojos pero ya está bien, ya pasó, ya se fue y no puedo estar triste porque eso sería insultar su felicidad. Ella me dio la llama y la mantengo encendida.
Aquí quedo, llorándola porque había que llorarla, y sintiendo su falta que no se llenará con nada, pero feliz porque no puedo imaginarla en otro lugar que no sea el lugar en el que ella quiso estar siempre: no sé en dónde queda, es ahí, es la felicidad que no se acaba jamás...
 
DeSaFoRaDo PoR furia at 1:23 PM | Permalink |