Thursday, November 02, 2006
alineación de los planetas
Sara se levantó ya sintiéndose mal. Tal vez un poco turbada por la conversación que sostuviera la noche anterior con un par de amigas esotéricas -malos tiempos en la casa de acuario para los perros de signo sagitario-, o algo así, porque ella es muy cartesiana y esas cosas del zodiaco ni las entiende ni las quiere entender.
En fin, que se levantó con pesadez de cuerpo, y lo primero- primero que pasó, fue darse de cabeza contra la puerta abierta del espejo del lavabo. "¡Mierda, mierda, mierda!"
Y la mierda, escuchándose invocada a grandes voces, se presentó súbitamente en la puerta de la casa, se abrazó de Sarita -que no encuetra hasta hoy otra manera de explicárselo- y la malmató en el camino hacia el carro resbalándole el pie de la sandalia hacia el filo de la acera. Y entre más "¡Mierda, mierda!" gritaba Sara, más se le montaba la mierda en la cabeza para hacerla pasar uno de esos días de mierda en que los planetas de mierda se alinean en una serie de acontecimientos de mierda y ¡qué mierda!, tu día es una real mierda.
Camino al trabajo, Sara recibió una llamada extraña del banco: "Señorita, la llamo para comunicarle que está usted morosa en el pago de su tarjeta de crédito y para evitar el cobro judicial deberá cancelar esta semana al menos la mitad de los $5000 que le adeuda usted al banco..." O algo así. Y Sarita, del otro lado de la línea con cara de "¿de qué coño está usted hablando?", mil reuniones encima, y el préstamo de la casa en trámite - en el mismo banco al que ella no sabe cómo diablos llegó a deber $5000...
Y bueno, a la hora de almuerzo, entre una cosa y la otra, se fue Sarita al banco a averigüar de dónde putas se habían mandado sacar la idea de que ella les debe semejante cantidad de plata... Que en efecto les debe, PORQUE EL COBRO AUTOMÁTICO DE RECIBOS QUE ELLA PIDIÓ NO SE LE ESTÁ ESTA DEBITANDO PARA DESVIARLO AL PAGO DE CRÉDITO...AAAAAA!!!!!!
Sarita salió del banco muy angustiada, se paró derechito en una mierda de perro y no se enteró. Subió al carro, salió del parqueo y en el primer semáforo se deshizo de las sandalias para manejar mejor: entre los dedos le fue a parar la mierda de perro que del zapato había pasado al pedal del freno. Caliente y hediondo, y con deuda de $5000 en el banco. Y ella, tan alérgica toda su vida, tan una cajota de toallitas de papel en el carro toda la vida porque toda la vida había sido tan alérgica... no tenía una puta toallita de papel en el carro. Así que tuvo que pasar por la pena de llamar a su suegra - que vive cerca de la escena patética que estamos narrando- y pedirle baño para la patita embarrada y desinfectante para el pedalito embarrado. El día siguió su vil curso para darle un electrocutonazo cuando la pobre quiso encender la tetera de la oficina para preparase un té. Y siguió cuando llegó a su casa solo con ganas de acostarse quietecita para que las mala leches energías negativas del universo no la vieran más. Y siguió cuando Sarita se despertó en la madrugada en un sobresalto, con una cosquillita incómoda en la oreja izquierda. Y continuó cuando Sarita se dio cuenta de que una cucaracha se le había metido en la oreja. Y cuando grito por ayuda y su novio (bichofóbico irreparable) se echó para atrás. Y cuando desesperadamente se insertó la pinza de cejas en la orejita y lo único que sacó fue una pata de cucaracha y un chorro de sangre. Y cuando el novio no podía llamar a la ambulancia porque no conectaba la cabeza con los pies frente a aquel espectáculo. Y cuando en el hospital le llenaron la oreja de alcohol para matar al bicho...
Y claro, el otro día, mientras me contaba todos los pormenores de sus dos días seguidísimos de mala suerte, Sarita me decía que definitivamente hay momentos en los que una no sabe encontrarle las coordenadas a los hechos, días en los que sería mejor - con decreto de ley incluido- quedarte en cama sin tocar nada y a escondidas de los planetas alineados en el espacio, que sin duda se levantaron dispuestos a joderte la vida por un rato pues parece que no tienen nada nadita mejor qué hacer...
 
DeSaFoRaDo PoR furia at 1:03 PM | Permalink |