Friday, April 25, 2008
Somehow, feel the same...
La única verdad elemental de estos cinco minutos es que vos estás ahí y yo estoy aquí. En medio de nosotros la delgada línea que divide el amor del odio.
Verte después de 7 años viene a ser como una mala broma del destino, sobre todo para vos: me divisas a lo lejos y te venís corriendo con los brazos abiertos. Si pudiera, si no insultara a la historia, si no hubiera memoria colectiva para respetar, me habría escurrido por la lateral para driblar ese abrazo de bracitos cansados, cara de tonto, el mismo corte de pelo desde hace 12 años y una camiseta chafa de una banda que hace siglos dejé olvidada en los mixtapes que quedaron bajo la cama de algún apartamento en el que ya no vivo.
Corrés a abrazarme y yo siento la misma tristeza aburrida del día en que terminamos: vos como que querías llorar pero tenías la chicha atorada garganta arriba; yo como que quería reírme pero me daba un poco de lástima.
Olés igual, creo. Hablás igual, parece. Sos el mismo pelotudo primer novio con el que terminé en 4to de media. Abrís la boca... y entonces me doy cuenta de que sí, de que hay gente que nunca cambia. Y vos ponés ojos como de entender que te dejé congelado en el mismo instante en el que me fui para siempre, y de que con alguna gente sería mejor no sentirse como si esta conversación la hubiéramos dejado pendiente ayer.

Labels: , ,

 
DeSaFoRaDo PoR furia at 9:13 AM | Permalink |
Monday, April 21, 2008
Big bang
Nuestros miedos chocaron de frente en una meseta de polvo, recuerdos vagos y egos mal disimulados.
Como siempre.

Labels: , ,

 
DeSaFoRaDo PoR furia at 1:50 PM | Permalink |
Tuesday, April 08, 2008
"Yo sé muy bien lo que tienes, hay en tu vida un pasado..." *
No me puedo salir de el paréntesis que abrimos ayer: pasada la vista terrible del volcán Turrialba que escupe y escupe nubes de azufre intenté ponerle punto final a este dolor bizarro, esta tristeza tan grande.
No te quiero. No te quise nunca. Me sudaban las manos mientras subía la escalera contando gradas 1, 2, 3, 4... 32 escalones hasta llegar al pasillo oscuro que lleva a ese salón pintado de verde piscina con el peor mal gusto y la pintura más barata. El paréntesis se abrió al lado de una impresión chafa con un cupido y una advertencia "prohibidas las escenas amorosas" que me hizo dudar entre quedarme de pie en la puerta o seguir caminando y abrazarte las manos descarnadas.
No ha habido manera de poder cerrar el paréntesis: no sé si es por vos. Ya sabes, la verdad es que no tenemos mucho en común además de aquellas historias increíbles en las que atravesabas a pie montañas interminables y heladas para llegar al otro lado de cordillera a hacerte millonario -horas que yo me pasaba boquiabierta, escuchando tu catarata de palabras nunca antes presenciada mientras tomábamos café en la cocina y yo sentía que por primera vez en la vida me ponías atención-
"Prohibidas las escenas amorosas" y yo conteniendo el chorro de lágrimas que se me vino como un bofetón. El golpe de sangre en la cara y un calor incomprensible en una sala tan fría. Yo temblando al tomarte la mano flaca, dándome cuenta de que a fin de cuentas has sido putamente importante en mi vida. De que tal vez, muy allá, en el fondo más recóndito, te quiero montones, y que me mata verte ahí tirado con la respiración entrecortada.
Hoy he venido masticando todos los resentimientos que te tengo mientras el furgón atraviesa las montañas que vos una vez recorriste a pie en sentido opuesto. El recuerdo de la mocosilla menudita que huía porque eras el gigante malo del cuento me persigue sin tregua. Me duele horriblemente la cabeza y me siento mala, buena, compasiva, terrible, vengativa, idiota, egoísta y rara. El volcán Turrialba escupe amenazas de azufre, y la mano que me sujetaste con fuerza ayer por la tarde arde como hierro fundido. Me dolés en los huesos, abuelo.

* Esa tristeza, Eduardo Mateo

Labels: , ,

 
DeSaFoRaDo PoR furia at 11:10 AM | Permalink |